sábado, 11 de diciembre de 2010

Mi enemigo

Antes de leer el texto, debo matizar ciertos aspectos. Para empezar, es un texto de los primeros que hice y, por supuesto, como todos los textos, es mejorable. También destaca el hecho de que no es un texto narrativo, una historia, si no más bien una reflexión personal.
Lo subo ahora, después de tanto tiempo cogiendo polvo, porque no tengo tiempo para actualizar gracias a la querida universidad. prometo que cuando tenga tiempo pondré algo nuevo.Y ahora sí, espero que os guste:


Mi enemigo

Desde lo más profundo de mi corazón odio el tiempo. El mismo tiempo que medimos y que nos ayuda a gestionarnos. El mismo que nos lo arrebata todo. Incluso la vida. ¿Quién no ha sentido nostalgia alguna vez en su vida? Pasado. Algo que has tenido pero que ya nunca más volverás a recuperar… ¿Quién es consciente del paso lento pero firme del tiempo actual? Presente La trampa mortal en la que todos estamos atrapados. La ironía de vivir el momento, el presente, a la vez que comienza a formar parte del pasado y sonríe al futuro… ¿Quién no ha planeado su vida? Futuro. Ese mar al que avanzamos sin saber lo que nos espera… Tantas cosas que hacer y que decir… Y tan poco tiempo… Miramos el reloj para no perder un segundo y lo perdemos todo. Se ríe de nosotros. Vive rápido y muere despacio. El tiempo como enemigo... Es el peor enemigo.


Rubén Arenas

1 comentario:

  1. Buenas! Mira, en un descansillo me da por pasarme y me encuentro con esto! Grata sorpresa!
    Como reflexión está muy, muy bien. Refleja especialmente bien el transcurso del tiempo. Además me ha recordado a 'El devenir de la vida' que posteaste hace unos días (pasado que recuerda feliz con la alumna, presente duro en el que ha muerto, y futuro incierto y con el recuerdo).

    En resumen, me encanta como está expresado, invita mucho a la reflexión.
    Un saludo!

    PD: En cuanto tenga un poco más de tiempo me leo el de arriba, que voy justito de tiempo con los exámenes (qué te cuento que no sepas, verdad?).

    ResponderEliminar